La colmena y la democracia

La colmena y la democracia

Ahora que aún nos encontramos en plena resaca electoral y con la incertidumbre de si se formara un gobierno estable debemos aprender algo sobre las abejas y su ejemplo de democracia.

En la colmena hay tres tipos de individuos que la forman: la reina, las obreras y los zánganos. La colmena pese a tener una reina no es una monarquía si no una democracia. La abeja reina no manda sobre las obreras, esta al servicio de la colmena y sus habitantes.

El objetivo de las abejas es mantener la vida de la colmena, la supervivencia de la especie y su material genético. En primavera cuando la colonia de abejas crece y se multiplica, se queda sin sitio en la colmena. Las obreras deciden que ha llegado el momento de dividirse. Cuando han tomado esta decisión convenciéndose unas a otras se encargan de crear las reinas para la nueva colonia. Ellas deciden que huevos puestos por la actual reina alimentan de forma especial con jalea real y crean unas celdas más grandes para que se puedan desarrollar.

En la colmena se quedan las obreras jóvenes llamadas nodrizas. Estas se encargan de cuidar la cría que deja la reina vieja y de cuidar las nuevas reinas de las que sólo sobrevivirá una manteniendo a salvo el material genético de la colonia.

Al dividirse la colonia, se marchan las obreras adultas y la reina vieja de la colmena. Unos días antes de la partida las obreras que se van a marchar hacen acopio de reservas de miel para poder crear su nueva colmena. Saben que el momento de partir a llegado cuando emiten un sonido o canto particular que hace salir en cuestión de minutos a todas las abejas que van a partir y emprenden su viaje.

Las abejas usan esta danza para comunicarse

El enjambre que ahora no tiene refugio se instala provisionalmente en algún lugar cercano a la colmena de la que salio, en unos días se instalará en su hogar definitivo. Una vez fuera unas pocas obreras comenzaran a explorar el entorno y buscar un lugar donde instalarse. Cuando una de las obreras ha encontrado un lugar regresa al enjambre para convencer y enseñar el sitio a más abejas y si les gusta estas convencerán a otras abejas. Las obreras debaten entre las diversas propuestas mediante la danza de las abejas y eligen democraticamente cual es el mejor lugar para vivir. Una vez decidido por una parte del enjambre vuelan todas juntas a su nuevo hogar.

Hoy en día debemos tomar ejemplo de las abejas y su democracia, toda la colonia mantiene los mismos intereses y el interés de cada obrera coincide con el del grupo. Todas desean mantener con vida la abeja reina y por tanto los genes de la colmena.

A cada problema le buscan diversas soluciones (localizar un nuevo hogar) y mediante el debate (danza de las abejas) permite a todo el grupo el tener conocimiento de las distintas propuestas y decidir cual es la mejor solución sin importar quien lo propuso. El consenso es lo que hace fuerte el grupo permitiendo elegir la mejor opción.

Si aún tienes curiosidad por conocer más sobre el tema siempre puedes leer este libro “Honeybee democracy” de Thomas D. Seeley.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad